En Quebec, 1 persona con VIH de cada 3 no sabre que vive con VIH.

Preguntas frecuentes

¿Nunca te has realizado una prueba de VIH? ¿Comienzas una nueva relación? ¿Tuviste relaciones sexuales sin protección? ¿Estás embarazada o deseas estarlo? La prueba de detección de VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) y otras infecciones de transmisión por vía sexual o por la sangre (ITSS) es la única forma de detectar la presencia de una infección y tener acceso a tratamiento médico y el apoyo necesario.

¡Es confidencial y gratuito! Como estas infecciones con frecuencia no presentan síntomas, la prueba de detección le permite de tener la conciencia tranquila y preservar su salud y la de su pareja.

Existen varios lugares donde hacerse la prueba de detección de VIH y de otras ITSS (infecciones transmitidas sexualmente y por la sangre). Para tener mas información sobre los servicios ofrecidos en su región, usted puede contactar Info-Santé al 8-1-1 o haga clic aquí. (Enlaces hacia la información sobre los lugares de detección). Sepa que muchos organismos comunitarios de lucha contra el VIH ofrecen un servicio de detección adaptado a sus necesidades.

La prueba es confidencial y gratuita para toda persona que posea una tarjeta de seguro de salud válido emitido por la RAMQ. La prueba de detección de VIH incluye una muestra de sangre y, si es necesario, otras muestras tal como la orina. Esto tomará tan solo un momento.

Usted puede hacerse una prueba de detección del VIH a partir de la edad de 14 años sin requerir del consentimiento de los padres.

9 veces más de nuevas infecciones en nuestra comunidad que en otras comunidades Canadienses.

Generalmente es necesario tener una tarjeta de seguro de salud para hacerse una prueba de detección de VIH y otras ITSS (infecciones transmitidas sexualmente y por la sangre).

Algunas organizaciones como la SIDEP (Servicios Integrales de Detección y de Prevención), que pueden encontrarse en uno uo varios CLSC de cada región administrativa de Quebec, ofrecen servicios de prueba de detección anónima de VIH, por lo que no es necesario presentar ningún documento de identificación y el servicio es gratuito.

¿No tiene tarjeta de seguro de salud? Contacte el organismo comunitario de lucha contra el VIH de su región para conocer las opciones disponibles para usted.

El VIH no se transmite fácilmente. Este puede transmitirse a través de los líquidos corporales siguientes:

  • La sangre
  • El esperma (incluyendo el líquido pre-eyaculatorio)
  • Las secreciones vaginales y rectales
  • La leche materna

El VIH se transmite únicamente cuando uno de esos líquidos provenientes de una persona seropositiva entra en contacto con un sistema sanguíneo de otra persona, por ejemplo:

  • Durante una relación sexual con penetración del pene en la vagina o el ano;
  • Por la sangre cuando se comparte material inyectable o de inhalación de drogas;
  • Por la sangre cuando se lleva a cabo un tatuaje o perforación con material contaminado;
  • De la madre infectada a su bebé durante el embarazo, parto o lactancia.

Y

  • En raras ocasiones, durante una relación sexual oral con contacto de la boca con los órganos genitales o el ano.

El VIH, en cambio, NO se transmite en las siguientes situaciones de la vida diaria:

  • Utilización de baños públicos
  • Compartir vasos o utensilios
  • Contactos físicos como dar la mano o besos en la mejilla
  • Estornudos o saliva
  • Picadura de mosquitos u otros insectos
  • Comer, trabajar, hacer ejercicio con una persona seropositiva

Tanto los hombres como las mujeres, sin importar su orientación sexual o su origen étnico-cultural, pueden contraer el VIH.

Hoy en día, los tratamientos contra el VIH son más eficaces que nunca. La esperanza de vida de una persona con VIH sometida a tratamiento se acerca fuertemente a la de una persona no infectada. Cuanto más temprano se detecta y más temprano se pueda iniciar el tratamiento contra la infección, más altas serán las posibilidades de vivir por más tiempo y saludablemente. Además, un tratamiento eficaz reduce en gran medida el riesgo de transmitir el VIH. Conocer su estado es un buen medio para proteger su salud y la de sus allegados. Los tratamientos contra el VIH están cubiertos tanto por los regímenes de seguros privados como por el régimen público (RAMQ).

¿Usted no posee una tarjeta de seguro de salud? Contacte el organismo comunitario de lucha contra el VIH de su región para conocer las opciones disponibles para usted.

Las otras ITSS (Infecciones transmisibles sexualmente y por la sangre) pueden transmitirse con mayor facilidad que el VIH, por ejemplo durante las relaciones orales. Como las lesiones pueden estar situadas en lugares que no son cubiertos por el condón, este no ofrece una protección completa en este caso. Frecuentemente, no presentará ningún síntoma o estos no serán visibles. Tener una ITSS aumenta los riesgos de contraer o transmitir el VIH.

La mayoría de las ITSS pueden ser tratadas y curadas y los tratamientos son cubiertos tanto por los regímenes de seguros privados o por el régimen público (RAMQ).

¿Usted no posee una tarjeta de seguro de salud? Contacte el organismo comunitario de lucha contra el VIH de su región para conocer las opciones disponibles para usted.

Sexo oral

Para protegerse y reducir los riesgos:

Mantener su boca saludable y evitar las relaciones orales en presencia de heridas, lesiones, úlceras, gingivitis (inflamación de las encías) u otras infecciones.

Evitar las relaciones orales el día de una visita al dentista.

Evitar lavarse los dientes, utilizar hilo dental o usar enjuague bucal una hora ANTES y una hora DESPUÉS de una relación oral. Esto minimiza la posibilidad de tener lesiones, irritaciones o de sangre en la boca.

Evitar el contacto con el esperma o fluidos vaginales con la boca.

Al realizarse una prueba de infecciones transmisibles sexualmente y por la sangre (ITSS), solicitar al médico de tomar una muestra de la garganta.

El uso de condón o diques dentales para las relaciones orales es otro medio para minimizar los riesgos. Estos existen con sabor y sin lubricante.

Relaciones sexuales vaginales y anales

Para reducir los riesgos:

Utilizar correctamente un condón de látex, de poliuretano o poliisopreno para la penetración vaginal y anal.

Utilizar lubricantes a base de agua o de silicona. No dudar en volver a ponerse, ya que minimizan el riesgo de lesiones. Los lubricantes a base de aceite no son compatibles con los condones. Esta información es indicada en el contenido del lubricante.

Al practicar el sexo anal y la penetración vaginal, recuerde cambiar el condón cuando cambia de orificio para evitar la transmisión de bacterias del ano a la vagina.

Es necesario no olvidar que el condón protege también de embarazos no planificados.

El uso del condón también es recomendado al compartir juguetes sexuales.

Por razones culturales o de higiene personal, ciertas mujeres utilizan duchas vaginales o de otras sustancias para limpiar su vagina, antes o después de las relaciones sexuales. Estas sustancias pueden irritar las mucosas vaginales y aumentar potencialmente los riesgos de ITSS. Se recomienda lavar diariamente su vulva únicamente con agua."

 

Anticonceptivo oral de emergencia (píldora del día siguiente)

En caso de que el condón no haya sido utilizado o se haya dañado durante la relación sexual, el anticonceptivo oral de emergencia (píldora del día siguiente) permite evitar el embarazo no planificado si es tomada rápidamente. También si es posible de tomarla en el lapso de 5 días (120 horas) después de la relación sexual, se recomienda de no tomar mayor tiempo para que su eficacia sea máxima.

Esta píldora está disponible sin prescripción médica y es accesible a las mujeres, incluyendo menores, en las farmacias, en caso de urgencia y en la mayoría de las clínicas y centros de atención a la mujer.

La píldora es gratuita para las mujeres jóvenes menores de 18 años y para los estudiantes a tiempo completo menores de 25 años. El anticonceptivo oral de emergencia tiene poco o ningún efecto secundario de importancia y no le impedirá de llevar a cabo un embarazo posterior. No obstante, sólo debe ser utilizada para situaciones de emergencia.

Para una información mas detallada, consultar:

la enfermería de su escuela

La PAE, para la profilaxis post-exposición sexual, es un tratamiento que se puede tomar después de haber tenido una relación anal o vaginal sin protección con una pareja seropositiva conocida o de situación desconocida.

Para que el tratamiento sea eficaz, se debe comenzar lo más pronto posible dentro de un máximo de 72 horas después de la exposición al riesgo. Algunos profesionales de salud no especializados en VIH pueden no saber del tratamiento. En este sentido, es altamente recomendado consultar las clínicas especializadas en el tema del VIH y las ITSS.

Puede solicitar cita en una clínica especializada o presentarse a emergencias del hospital más próximo. Recuerde que es muy importante ser atendido lo más pronto posible y en un lapso de 72 horas después de la actividad sexual donde exista riesgo.

 

La esperanza de vida de una persona con VIH en tratamiento es de 70 años.

4 preguntas para saber si debo hacerme la prueba

Comenzar

Encontrar un centro de detección

Ingresar su código postal